XXXIX CROSS MARIA AUXILIADORA



Llegó de repente, sin buscarlo, y no se le podía hacer asco a una de las carreras mas antiguas de Tenerife y que tiene tantas ediciones como años cargo sobre mis espaldas. Teníamos otros planes en la familia para ese domingo pero a escasos 3 días mis hijas me dijeron que querían ir. Y cuando tus hijas te dicen que quieren que los lleves a una carrera tienes que volcarte en ello, no? En realidad ellas querían ir por la fiesta de después pero para ello hay que correr primero así que todos salíamos ganando. Ellas por hacer deporte y divertirse y nosotros por verlas haciendo deporte y divirtiéndose. Evidentemente había contrapartida y es que el patriarca, o sea, yo, no iba a ser capaz de andar por allí sin calzarme las zapas así que sin haber corrido mas de 8 km desde el 31 de enero, sin haber hecho absolutamente nada de velocidad y teniendo como objetivo del año el Aquaterraman, me planté en la salida y corrí como si me fuera la vida en ello.

Carrera dura donde las haya, curvas, subidas, bajadas, adoquines, asfalto, y no mas de 300 metros seguidos totalmente planos así que rompepiernas y romperitmos total. Publicitada como un 10 Km y sacadas las medias con esa distancia no marca mas de 9'300 pero los 300 m desnivel acumulado dan datos de la dureza de una carrera de estas características.

Poco que contar. Solo ir lo mas rápido posible en cada uno de los tramos e intentar guardar para las subidas finales. Subidas éstas que subes rápido pero mas por el empuje de la gente agolpada a ambos lados de la calle que por tus piernas. Y al final intentar esprintar en la recta de llegada y así ganarle unos segundos al crono. Y esta vez, para sorpresa personal, 2º mejor tiempo de mis tres participaciones, 44'18''. Listo. Ellas se lo pasaron bien. Yo también.

Pd. Gracias A. Sin ti esto no sería posible. Ya lo sabes.

0 comentarios:

Publicar un comentario