24 H NON STOP ATALAYA TRAIL



Si ya de por si escribir una crónica de una maratón o una miniultra, donde uno del montón pasa por mil y un estados de animo diferentes y en la que uno solo lidia consigo mismo es difícil, imagínense una carrera de 24 horas en equipos de 4 personas, cada uno con sus subidones y sus bajonas, sus molestias y sus sentimientos. En ese caso no es difícil sino muy difícil. Y si ya le añadimos que el equipo se paso las 24 horas bailando desde el segundo al cuarto puesto en la clasificación y que a los corredores se les sumó el equipo de apoyo también con sus alegrías y tristezas podemos decir que escribir la crónica se vuelve increiblemente difícil.

No recuerdo bien quien animo a formar equipo en el Chicharro Trail pero si tiro de memoria creo que fui yo, jeje. Hubieron candidatos, algunos, pero los 3 primeros que quisieron acompañarme fueron los que al final montaríamos el equipo para las 24 H. Cada uno con sus horarios familiares y laborales planteo su disponibilidad y en cuestión de un par de whatsapp cruzados establecimos una estrategia donde lo que primaria sería pasarlo bien. No entrenamos en grupo, no quedamos para la recogida de dorsales, y ahora que recuerdo ni sacamos una foto los 4 juntos. Pero la confianza y el vacilón que nos caracteriza nos ayudo hasta bien entrada la noche.

Mi idea personal era la de echar 6 horas seguidas e intentar dar 4 vueltas pero tras la 1ª a ritmito y el bajón en la 2ª me tome una de descanso para dar la 3ª. Con eso cubría casi las 6 horas pero sin poder cumplir mi parte del trato. Tuve que ir a casa dejando al equipo en 3ª posición de la clasificación de mixtos y con el Tracking Sport y los mensajes me iba enterando de todo. Me enteré de nuestro ascenso al 2º puesto, de la baja imprevista de un compañero antes de tiempo, de los problemas que con la nocturnidad se agravaban y de la necesidad de que volviera a echar una mano si podía. Y así fue que bajé a las 7 am y relevé a los compañeros que se habían comido la noche y di la 4ª vuelta de manera perfecta. Ligero, sin molestias de la carga del día anterior, mas fresco por haber descansado en una cama, etc. Corrí tranquilo pensando que alguien me relevaría para dar una ultima vuelta pero al llegar a la plaza y recibir noticias de que el 3º puesto peligraba me lanzé a dar la 5ª vuelta y con ella la 17ª del equipo. Se me hizo dura, tremendamente dura. Física y mentalmente. No tenia referencias del equipo que nos seguía en la clasificación y la presión mental me pudo, quería correr pero no podía, sufría por el equipo, no quería defraudarlos pero donde "no hay" no se puede sacar y termine dando la vuelta mas lenta de todo el día. Fue curioso llegar a la plaza y ver a los compañeros con cara de alegría. No tuvieron que decirme nada y entendí perfectamente que el 3º Puesto era nuestro. Habíamos hecho una carrera en equipo y todas, absolutamente todas las vueltas hab ian sido importantes.

Curioso. Para los 3 hombres fue nuestro primer, y creo, ultimo podium, jajajaja, pero para la fémina significaba uno mas que añadir a su increíble palmares. Ya en frío analizamos la situación y llegamos a la conclusión de que el aspecto psicológico fue primordial para aguantar el 3º puesto. Mantener el mismo ritmo de noche que de día y tal vez el llegar fresco en la mañana y dar mi mejor vuelta justo en el momento que el equipo que a la postre quedaría 4º empezaba a flaquear fueron las jugadas maestras que decidieron el partido pero que por si solas, sin el terrible gasto y continuo juego del resto del equipo no hubieran servido para nada. Las individualidades están bien en los juegos individuales, pero para un juego en equipo lo mejor es trabajar en equipo.

Cris, Aitor, Ruy, Vianney y maestro Chano, GRACIAS. Fue un autentico placer.  

0 comentarios:

Publicar un comentario